LA SALUD Y EL ECOSISTEMA

«La salud y el ecosistema están más conectados de lo que se pensaba»

La jefa de la agencia de la ONU encargada de velar por el medio ambiente subraya que cuidar de la biodiversidad será clave a largo plazo para contener pandemias

El auxilio a la biodiversidad será clave en toda estrategia a largo plazo para contener pandemias, porque la salud humana y el ecosistema están «más interconectados de lo que se pensaba», afirma la directora ejecutiva del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), Inger Andersen. En plena propagación del covid-19, la jefa de la agencia de la ONU encargada de velar por el medio ambiente, con sede en Nairobi, insta a que los países trasladen las lecciones frente a «esta devastadora emergencia médica» una vez superada, a la crisis climática que, asimismo exige «una solución global».

Ante el impacto de la actual crisis sanitaria ¿cuáles son las prioridades del PNUMA?

—Nuestra prioridad inmediata es hacer frente a la devastadora emergencia médica. Está claro que tendrá consecuencias económicas y sociales profundas y duraderas en todos los rincones del mundo. Pero si hay una lección que podemos aprender es que la salud humana y el ecosistema están más interconectadas de lo que pensábamos. Por tanto, cualquier estrategia a largo plazo frente a las pandemias mundiales será abordar y detener la pérdida de hábitat y biodiversidad, además del comercio ilegal de vida silvestre y los mercados de animales ilegales.

¿Confía en que esta crisis abrirá los ojos a los gobernantes para dirigir sus políticas hacia compromisos más sostenibles?

—Vivimos tiempos inciertos y sin precedentes. Los primeros paquetes de estímulos aprobados por los gobiernos en las últimas semanas se han centrado en gran medida en la inmediatez, como la desgravación fiscal en casos de despidos y apoyo a las pequeñas empresas frente a la desaceleración. Una segunda fase de incentivos económicos podría dirigirse a la reconstrucción de infraestructuras y, posiblemente, una tercera, según se vaya activando el crecimiento, para nuevas infraestructuras y sectores impulsores del mismo. Ahí es donde surge una verdadera

oportunidad para dar el salto hacia inversiones más ecológicas, limpias y sostenibles. Una nueva reconstrucción brinda la oportunidad real de avanzar hacia inversiones verdes, como la energía renovable, la vivienda inteligentecontratación pública ecológica, transporte público, todo ello en el marco de unos principios y estándares de producción y consumo sostenibles.

Las emisiones globales de efecto invernadero están cayendo en picado en el mundo por el parón y el confinamiento. ¿Cuál podría ser el impacto ambiental?

—El impacto más palpable y beneficioso está siendo la mejora de la calidad del aire en las ciudades. También se están reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero, pero son efectos temporales, debidos a la trágica recesión económica y el desamparo humano. Esta reducción temporal no debe ser motivo de celebración por el movimiento ambientalista, con mil millones de personas encerradas y millones de seres humanos sumidos de nuevo en la pobreza. 

Fuente: Mares Rotos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *