Alexitimia

Afecta al 10% de la población mundial y en mayor proporción al hombre. Esta se define como  la incapacidad de identificar y expresas las propias emociones, la persona no tiene  herramientas mentales para etiquetar los sentimientos. Es decir, puede estar muy enamorada de su pareja pero sentimentalmente es incapaz de demostrarlo, en todo caso lo hará con hechos observables, demuestra su amor siendo objetiva. Esta falta de expresión provoca que en muchas ocasiones, tanto su entorno social como su propia pareja se alejen de ella. La consideran fría y calculadora pues no se guía por las emociones, sino, por la lógica de las situaciones, es decir, por el razonaminento.

De igual forma es poco creativa ya que tiene poca imaginación, es demasiado realista. Para que te quede más claro, es como una máquina, eficaz y obediente pero no te lo demostrará con cariño, de su boca no oirás palabras cariñosas ni recibirás abrazos, pero sin embargo, puedes contar con ella para resolver cualquier duda o problema que puedas tener. Así mismo, que igual que no puede identificar sus emociones,  también tiene dificultades en interpretar las tuyas, con lo cual no entiende muy bien las metáforas y puede tomárselas como una burla, así que tienes que ser claro y conciso con ella. Esto por una parte y por la otra, hay que entender que es una enfermedad pero su orígen tienes dos fuentes diferentes, una es la innata y la otra es la adquirida.

La primera se debe a una alteracion neurológica y como tal no tiene cura, sin embargo la segunda más que una enfermedad, se podria hablar de un trastorno mental y en consecuencia tiene posibilidades de recuperación total. En esta segunda fuente su aparición ha sido por protección, seguramente debido a una experiencia traumática o también a una depresión severa, la persona decide desproveer a las emociones de sentimientos, es su forma de no volver a sufrir, de no sentirse engañada socialmente. Considera que si no hay expectativas, no hay desengaños. Así que para concluir el artículo, esta enfermedad o trastorno nos está diciendo que tenemos que valorar más los hechos objetivos que los subjetivos, que nos fijemos más en la conducta del otro y no tanto en sus palabras.

Por: Omar el Bachiri

Psicólogo clínico y escritor

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *