Trastorno de estrés postraumático (TEPT)

 

El focus de este trastorno es la ansiedad y esta se define como la percepción de amenaza (física o psicológica) y provoca que nuestro organismo se prepare para afrontarlo y lo hará de tres modos diferentes, atacando, huyendo o paralizándose. Esto viene a ser la ansiedad funcional, su labor es conseguir la supervivencia del organismo y nunca será disfuncional si se afronta de forma objetiva y proporcional a la situación. Por su parte en el TEPT, está desfasada y se convierte en un problema para la persona. Luego, sus síntomas son diversos y van desde no poder dormir hasta perder el apetito por completo, incluyendo la apatía y la desolación. Te cuesta conciliar el sueño y al poco tiempo de hacerlo te despiertas, tienes pesadillas, dolor de cabeza, náuseas, etc. Igualmente se incluyen los pensamientos invasivos (no deseados) que a su vez provocan ideas catastrofistas y ramificadas. Es decir, que una idea desencadena otra y así sucesivamente hasta colapsar la mente y dejarla sin capacidad para gestionar los datos recibidos. Es demasiada información de golpe y bloquea su procesamiento.

Retomando la ansiedad, esta se mide por la relación entre su intensidad, frecuencia y duración. Se la considera disfuncional cuando su presencia es frecuente, de larga duración o con una intensidad elevada, si cumple los tres requisitos juntos podríamos estar hablando de un trastorno de ansiedad, que es el principal síntoma del TEPT. Es necesario recalcar que este trastorno es causado por una experiencia traumática, durante la misma no has podido hacer nada para evitarla y el estrés del momento te ha hecho actuar de uno de los tres modos mencionados anteriormente. Tu mente sólo pensaba en la supervivencia y según ha valorado la situación, así te ha ordenado actuar. Así mismo, una vez acabada la situación problemática no vuelves a ser la misma persona, tu mente se ha trastornado, ha sido una información inesperada y no ha podido analizarla de forma racional y ha entrado en juego el instinto de supervivencia.

Igualmente, el conflicto surge cuando vuelve a entrar en escena el raciocinio y según interprete la decisión tomada te hará sentir culpable u orgulloso por haberla escogido. Paralelamente, el trauma aparece cuando se opta por el sentimiento de culpabilidad. Con esto quiero decir que la misma situación o emoción no afecta a todo el mundo por igual, dependerá del sentimiento que le asociemos y el de culpabilidad es destructivo. Culparse por no haber actuado de otra forma diferente, cuando en realidad no se podía haber hecho de otro modo. Para que me entiendas mejor, como situación traumática puede ser sufrir o presenciar una agresión sexual o física, un robo, asesinato, secuestro, catástrofe natural, etc. Estabas en el centro de la situación y te quedaste indefenso, no tenías recursos suficientes para afrontarla, tu mente sólo pensaba en sobrevivir y centró toda su atención eso mismo.

Referente al insomnio, la falta de sueño reparador fractura tu comportamiento social y acaba afectando a todas las áreas de tu vida. Consecuentemente te vas aislando y te alejas del contacto humano, intentas evitarlo por completo, dejas de preocuparte por tus familiares y amistades, es decir, vives en sociedad pero aislado en tu burbuja. Esto se debe básicamente a dos motivos opuestos, al aumento exagerado del miedo y la pérdida total del mismo, actuar sin ser conscientes de las consecuencias. En este segundo motivo, la mente está ida y ya no calcula los riesgos. Para que me entiendas mejor, frente a una situación peligrosa actuarás sin dudarlo, sólo te importará solventarla lo antes posible, es como si tu vida no tuviera valor para ti.

Sin embargo, cuando te guías por el miedo te vuelves hipervigilante y a nivel conductual evitas situaciones parecidas al suceso perturbador o que te lo recuerden, intentas no pensar en lo sucedido y este hecho provoca que te vengan imágenes de la escena vivida. Es un bucle, menos intentas pensar, más aparecen y como los sentimientos condicionan nuestra actitud, te acabas aislando socialmente. Aunque paradójicamente, es un miedo irreal pues sólo está en tu mente, es el desamparo que sentías quien te condiciona sentimentalmente, es la interpretación del hecho quien te está perturbando mentalmente y precisamente la función de la terapia psicológica es cambiar dicha interpretación. Es hacer que entiendas que no pudiste actuar de otro modo y de esta forma dejes de sentirte culpable. En muchas ocasiones no hay una explicación lógica para los hechos, ocurren y ya está. No se puede hacer nada para evitarlos y ahí radica la importancia de nuestra actitud, porque es la que decide cómo interpretar la realidad. Esta es para todos igual y es neutra, son nuestros pensamientos quien le dan el significado y pueden atormentarnos o dejarnos indiferentes.

Como estarás viendo, si eres capaz de cambiar la interpretación de los hechos, tu estado anímico cambiará en la misma dirección. Así mismo, como modo de terminar el articulo quiero explicarte la teoría de la información en psicología y así te quedará más claro la importancia de nuestros pensamientos. Esta considera que el cerebro es como un procesador de los estímulos, hay un input, un output entre ellos está el proceso. El primero sería la información percibida del entorno, por su parte, el procesamiento es la interpretación que hacemos de ella, dando como resultado un output (conducta productiva o improductiva).

Por: Omar el Bachiri

Psicólogo clínico y escritor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *