El Cánnabis, ¿Un perjuicio o un beneficio?

En la planta Cánnabis existen cientos de cannabinoides pero los más conocidos y utilizados son el THC (Tetrahidrocannabinol) y el CBD (Cannabidiol), estos constituyen el 95% de los principios activos. Se diferencian en que el primero es más recreativo y el segundo, es más común en la medicina porque sus efectos psicotrópicos son mucho menores. Es decir, tiene los mismos efectos placenteros y beneficiosos, como son la parte ansiolítica, antiinflamatoria, antidolor, aumento del apetito e incluso reducción de las náuseas producidas por ciertos tratamientos médicos, pero no causa alucinaciones o distorsión cognitiva, pues no es psicotrópico. Explicado de otro modo, no te perturba mentalmente.

Por otra parte, gran parte de la sociedad lo considera una droga blanda, una hierba más, como el tabaco o cualquier otra planta y en parte se debe a su controversia legal. Curiosamente, es la droga ilegal más consumida pero al mismo tiempo, la que menos adicción genera. Este hecho crea polémica social, porque si su adicción es tan baja,  ¿por qué no se legaliza igual que el tabaco o el alcohol?, ambas drogas son bastante más adictivas que él. Precisamente es algo que te mencionaré en el articulo, quiero explicarte sus beneficios y las consecuencias de su abuso. También te explicaré la diferencia entre el uso medicinal y el recreativo.

Esta droga se presenta de dos formas diferentes, como marihuana y como hachís. La primera (hierba), se obtiene de las hojas y flores secas, por su parte, el hachís, es obtenido de la resina segregada por las hojas de la planta, se vende como una sustancia prensada. El THC es su principal componente psicoactivo y se encuentra en más cantidad en el hachís, puede llegar a duplicarla. Esto indica que el hachís es más fuerte que la marihuana.

Estadísticamente, se puede observar que esta droga es la entrada a otras más duras, se empieza por el porro y le siguen los alucinógenos, los psicoestimulantes o los depresivos como la heroína. Todo dependerá de la relación que adopte la persona con la droga porque no es lineal, no toda la gente que consume cannabis acaba consumiendo otras drogas ilegales pero, sí que toda la gente que interactúa con drogas ilegales ha consumido o consume cannabis.

A su vez, los estudios científicos actuales relacionan el abuso de esta droga con problemas mentales como la esquizofrenia, depresión, problemas de memoria a corto plazo, o cambios de humor bruscos entre otros más. Se produce una alteración de las funciones cognitivas y de los sentidos, sin embargo, el consumo esporádico produce tranquilidad, relajación, euforia y distorsiona la percepción del tiempo. También decir, que en ocasiones produce ansiedad o ataques de pánico, sin embargo, no afecta a todo el mundo por igual. Con lo cual, según la experiencia vivida se continuará con su consumo o se abandonará. Como he dicho más arriba, siempre dependerá de la relación establecida con la droga, del motivo de su consumo, si es para evadirse, para calmar el dolor, para agudizar los sentidos, etc.

Referente a la esquizofrenia, sólo concierne a las personas que ya están predispuestas genéticamente pero aún así, nadie sabe de antemano que lo está. Luego, según el modo de consumo, sus efectos se perciben antes o después, depende si es ingerido, inhalado o fumado. Cuando es por esta última vía, suele ser bastante rápido,  en apenas 20 minutos ya se notan sus efectos sobre el organismo frente a los 50 necesarios por la vía oral. Por otra parte, visto sus beneficios mentales y físicos la medicina ha empezado a hacer un uso terapéutico y quiere convertirlo en un referente médico antidolor y ansiolítico. Pero conviene señalar que más bien utilizan el otro componente del Cannabis, el CBD, este hecho es importante conocerlo, para no caer en los prejuicios y endemoniar a la medicina. Este segundo componente está más presente en el cultivo industrial y el THC lo está en el uso recreativo.

Igualmente, tengo que aclarar que la marihuana actual no tiene nada que ver con la de los años 60. Con las nuevas tecnologías y las mejoras de cultivo se consigue alterar la genética de la planta y aumentar sus concentraciones de THC hasta el 20%, cuando antes era cerca del 4%. Es decir, casi 5 veces más, de ahí que se asocie con la esquizofrenia. Esta alteración cerebral es debido al exceso de dopamina, el neurotransmisor causante de las adicciones, ya que está implicado en el placer y este provoca que se repitan las conductas. También decir que esta droga es la que más cantidad de Dopamina segrega de todas, también decir que este neurotransmisor  regulariza la memoria, la motivación y creatividad. De igual modo influye en la percepción y la atención, de ahí que un ligero aumento refuerce la atención selectiva y además produzca euforia pero que en exceso, produce una distorsión de los sentidos. Se ven y se oyen cosas que no hay, que son justamente algunos de los síntomas de la esquizofrenia.

Simultáneamente, su problema, como cualquier otra droga es la tolerancia y la habituación, es decir, que transcurrido cierto tiempo consumiendo hay que aumentar la dosis para conseguir los mismos efectos y aquí es donde empiezan los problema pues no es correlativo. No significa que a mayor cantidad, mayor placer, sino, justo lo contrario, es cuando surgen los trastornos mentales como la ansiedad, la angustia, los cambios de humor bruscos, la posible depresión, la apatía, las alucinaciones, etc.  De ahí el peligro del consumo en la adolescencia, pues ciertas zonas de su cerebro todavía están en proceso de desarrollo, sobretodo el lóbulo frontal. Entre sus funciones están la capacidad para controlar los impulsos, la atención, la empatía y la toma de decisiones. Todo este déficit cognitivo se traduce en la conducta desafiante del adolescente y que en muchas ocasiones acaba en fracaso escolar y/o en futuro delincuente.

Por: Omar el Bachiri

Psicólogo clínico y escritor

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *