Esquizofrenia

 

El cine ha creado mucha confusión entorno a este trastorno, se habla de asesinos, criminales, doble personalidad y muchos más conceptos problemáticos. Debido a esta información errónea, en muchas ocasiones, la persona que la sufre prefiere no decirlo o la propia familia, lo esconde por vergüenza. También añadir que no tiene cura y es crónico, va a peor si no se trata médicamente, pero afortunadamente con la medicación actual el paciente puede llevar una vida de lo más normal, puede trabajar, estudiar, tener familia, etc. pasa totalmente desapercibido socialmente. Es como tener diabetes o problemas de corazón, mientras se medique no habrán problemas. Además, seguramente todos conocemos a alguien con esquizofrenia porque afecta al 1% de la población mundial.

Es el peor trastorno que se puede tener, porque su significado ya lo afirma por si mismo, es tener la mente rota y como consecuencia afecta a la forma de pensar y sentir. Oye y ve lo que no hay, interpreta la realidad de forma distorsionada, dificultando la relación con el resto de la sociedad. Paralelamente, afecta al núcleo familiar, lo desgasta emocional y físicamente, se dice que el trastorno lo adquiere la persona pero lo sufren los demás. Es precisamente por este motivo que se alienta a los familiares a crear grupos de terapia alternativos, para conocer otras personas en las mismas circunstancias y poder compartir experiencias y así normalizar la situación y al mismo tiempo, darse apoyo moral.

Se desarrolla entre los 15 y 30 años, raramente se diagnostica fuera de este rango de edad, aunque hay ocasiones en que se ha encontrado niños cercando los 6 años. Sus síntomas más claros son el aislamiento social y una gran imaginación. Prefieren jugar solos antes de que hacerlo con los demás, lo hacen con amigos imaginarios (los están viendo y oyendo). Es un trastorno que durante la infancia se podría confundir con el Asperger, el autismo, el trastorno bipolar, el TDA-H o incluso pensar que el niño es súper dotado. Debido a esta confusión no se puede diagnosticar con seguridad antes de los 8 años.

A partir de aquí ya se puede descartar el trastorno del espectro autista. Es la edad en que se adquiere la teoría de la mente, es la habilidad para comprender y percibir la conducta de los demás. Es aceptar que la otra persona es un ser independiente a nosotros, que tiene la capacidad de pensar por sí misma (la capacidad de manipulación). Entender que la conducta siempre repercute de alguna manera, lo vemos en la conducta no verbal (mirada y gestos corporales). Gracias a ella podemos saber que existen ciertos comentarios o actuaciones que no podemos hacer directamente porque podrían molestar a los demás.

Se desconoce el motivo de su causa, por ahora solo hay constancia de que tiene un factor genético. Es decir, que si algún miembro directo de la familia lo tiene, las probabilidades de desarrollarlo aumentan. También decir, que no se ha encontrado ningún gen directo, la hipótesis actual afirma que son varios los que están dañados y su interacción con el medio ambiente determina su detonación. Esta interacción se hace de tres formas diferentes:

– Un golpe en el cabeza, puede ser durante el parto o en cualquier momento posterior (accidente).

– El estrés continuo, llevar un estilo de vida basado en las preocupaciones y en la mala gestión de las emociones.

– El abuso de drogas ilegales (cannabis y metanfetaminas) son las drogas que más cantidad de dopamina hacen segregar a las neuronas.

Es el exceso de este neurotransmisor el causante de las alucinaciones. Se encarga de que prestemos atención a la información relevante o más importante en las situaciones de supervivencia. Entonces, la persona esquizofrénica agudiza sus sentidos, todo lo que percibe le parece realmente importante, puesto que la dopamina le está marcando el camino a seguir. Cuando siente una voz, no distingue la fuente emisora, provenga de la radio, televisión o cualquier otro lugar. Puede empezar a habla sola, pensando que ha establecido una conversación con alguien más. Sucede exactamente igual con la idea de persecución, se centra demasiado en las conductas de lo otros y cree que la persiguen, que buscan algo de ella.

Para acabar, haré un breve resuman sobre las características del trastorno y de la función terapéutica de los psicólogos. Las dos características más importantes son las alucinaciones y los delirios, en estos últimos hay dos diferentes. El de persecución y el de referencia. En el primero, como ya se puede entender por su propio nombre, la persona se siente perseguida ( la CIA, extrarrestres y en algunos casos los vecinos). Se siente observada por todo el mundo. Por su parte, en el de referencia, interpreta cualquier palabra, texto o acción como una señal inequívoca de que le están enviando mensajes con doble intención. Cree que la están guiando para hacer cualquier cosa, si tiene un ser querido muerto, probablemente interpretará que la está protegiendo. También añadir, que en muchas ocasiones siente voces en su cabeza, no distingue entre sus pensamientos, cree que provienen del exterior y es en este punto donde la terapia psicológica entre en juego.

La persona no se da cuenta que está enferma, son los otros que lo ven y deciden llevarla a tratar. Entonces, nuestra labor como psicólogos es que identifique las voces o las imágenes que percibe. Que sepa diferenciarlas y le sean indiferentes, porque si tiene miedo a la voces, se paralizará, piensa que conspiran contra ella, que la están persiguiendo o que le dan órdenes que van en contra de sus valores personales. También puede ser al contrario, no siente miedo y dialoga o juega con ellas, se encuentra cómoda y se aísla socialmente, no quiere estar con nadie más. Estoy haciendo referencia a los amigos imaginarios o afirmar que habla con el más allá, con dios o la virgen. Entonces, según su personalidad y su nivel de estrés actuará de una manera o de otra.

Por: Omar el Bachiri

Psicólogo clínico

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *