La pseudociencia y tus creencias

 

Antes de empezar el artículo, diré que las creencias son la base del bienestar y condicionan nuestro destino. Cualquier opinión o juicio se hace a través de ellas, entonces, según las que tengas tú, seguirás la opinión de los científicos o de los pseudocientíficos. Los primeros nunca darán una opinión sin haberla contrastado antes, es decir, usan el método científico. Este se basa en demostrar un hecho a partir de otro y además, cualquier persona que vuelva a repetir la el experimento encontrará el mismo resultado. Por el contrario, los segundos lo hacen de una forma totalmente diferente, no siguen ningún método, se basa en la farándula y en tu plena confianza en ellos. Es más, si sus predicciones no se cumplen, culpan a tu poca fe, te dicen que no has creído suficientemente en ellos.

El método científico puede asegurar los resultados, sin embargo, la farándula, no. Por otro lado, la pseudociencia la puede practicar cualquiera, no se necesita ningún estudio que acredite el método a seguir, simplemente hay que ser muy empático y saber interpretar la conducta no verbal (la mirada, el miedo, la alegría, la indecisión, etc.). Te estoy hablando de la lectura en frío, es un método muy eficaz para sacar información en muy poco tiempo sobre alguien. Una persona experimentada, observando los gestos corporales, miradas, la edad, el sexo, la cultura, la religión y la vestimenta puede conseguirlo y partir de aquí empezar la manipulación.

Mayoritariamente, lo hará diciendo que le aparecen imágenes en forma de flashes y que oye ruidos, luego, el mismo cliente lo irá guiando hacia las respuestas correctas porque el terapeuta ya sabe qué preguntar. Curiosamente una imagen o ruido que siempre está presente es el agua, diciendo esto acierta seguro porque estamos rodeados de él, ya sea una fuga en casa, en el trabajo, estar cerca de un río, lago o el mar. Dicho esto, algunas disciplinas serían el tarot, la astrología, lectura de manos, clarividencia, magnetoterapia, etc.

Todas ellas juegan con tus creencias, te manipulan para que veas, oigas y sientas justamente aquello que estás deseando. No te dan ninguna explicación coherente ni demostrable, si lo hicieran, estarían usando el método científico. Es precisamente a través de la manipulación de la información como atraen a los clientes. Las personas que las practican son convincentes, dicen las palabras exactas que la otra parte quiere sentir. Son expertos en la sugestión mental, anulan la voluntad del cliente haciéndole creer cualquier cosa que concuerde con sus creencias, ya sean espíritus, hablar con los muertos, adivinar el futuro, etc. Te estoy hablando del efecto de validación personal, es la necesidad que la información recibida concuerde con tus ideas, no te importa la metodología utilizada, estás deseoso de escuchar lo que quieres. Con lo cual aceptas descripciones personales generales y pobres en información en relación a tu manera de ser, sin darte cuenta que son compartidas por una gran mayoría de la sociedad.

Te dejo seis frases para demostrarte que seguramente acierto tu personalidad y no soy vidente:

– 1) Tienes  la necesidad de gustar a los demás y que te admiren. – 2) Aunque tienes algunas debilidades de personalidad, generalmente eres capaz de compensarlas. – 3) Disciplinado y autocontrolado en el exterior, tiendes a ser aprensivo e inseguro interiormente. -4) A veces tienes serias dudas en si hiciste lo correcto o tomaste la decisión acertada. – 5) A veces eres extravertido, apacible, y sociable, mientras que otras veces eres introvertido, cauto, y reservado. – 6) Algunas de tus aspiraciones tienden a ser más bien irreales.

Entonces, a partir de aquí se hacen preguntas más concretas y el cliente sin darse cuenta va dando toda la información y se piensa que le están acertando su personalidad, el pasado y el posible futuro. Pero claro, el futuro nunca será como le dicen, pero saldrá de la consulta contento y con ganas de volver. Además de esto, como ya he mencionado antes, la culpa de que el futuro sea diferente a cómo se ha predicho es del cliente, por no haber tenido la fe necesaria. Igual que digo el futuro, también lo digo con las enfermedades, te aseguran que lo curan todo, incluido el cáncer, pero todavía más, también aseguran curar cualquier discapacidad física, si vas en silla de ruedas, te aseguran que volverás a andar. Juegan con la desesperación personal y esto se así porque la esperanza y la incertidumbre son dos factores relacionados con la fe y esta es la última cosa que se pierde ante la ilusión. En el caso de la incertidumbre es cuando la medicina o ciencia no pueden hacer nada para mejorar la situación, entonces, la persona se coge aunque sea a las teorías más absurdas para intentar buscar alguna solución.

Algunos ejemplos absurdos serían pensar que una persona ciega volverá a ver por el simple hecho qué alguien le pase la mano por los ojos o que rezando todo el día, un enfermo a punto de morir se recupere de golpe, como si nada. La fe es un concepto fabuloso porque nos mantiene motivados para actuar, pero si no va acompañada del pensamiento crítico, nos puede traicionar y dañar mucho. En lo referente a ser crítico, no crees que si alguien adivinara el futuro, ¿No se iría a jugar a Las Vegas?  O se haría solidario colaborando con los gobiernos, los podría avisar de cualquier desgracia, como una pandemia, un huracán, un ataque terrorista, etc. Igualmente con la cura de las enfermedades, ¿No crees que estaría trabajando en los mejores hospitales del mundo?

A modo de conclusión, solo decir que en psicología denominamos delirios al hecho de ver, escuchar y/o sentir presencias que no hay, ya sean voces o imágenes. Es más, es una características de la esquizofrenia, las alucinaciones. Entonces, si alguien asegura que puede adivinar el futuro o habla con los muertos, personalmente, le recomiendo que vaya al psicólogo y hable del tema, seguramente le podremos ayudar.

Por: Omar el Bachiri

Psicólogo clínico y escritor

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *